UNA PETICIÓN DE AYUDA

Creo firmemente en que este mundo no funciona bien y que el cambio social pasa por adoptar una actitud de respeto hacia la vida. La manifestación más clara de vida se encuentra en nuestros niños por lo que dicho cambio requiere, entre otras muchas acciones, una actitud de respeto total hacia ellos. Y esta actitud implica cambios, muchos no visibles y difíciles de llevar a cabo. Por eso mismo, desde aquí, quiero pedir ayuda a la VIDA… para que nos dote de lo necesario para poder actuar en esta dirección.

Pido ayuda a la VIDA
Para que ofrezca a las madres puerperas sustento (en su pareja, familia, amigos) en este crucial momento de conexión con nuestro bebé, para que podamos escuchar nuestra sabiduría interna, la mejor guía para atender a nuestros hijos.

Para que ofrezca valentía a las madres, padres y educadores, para poder mirar de frente nuestras sombras, nombrarlas y elaborarlas. Para que podamos eliminar todo lo que dificulta una auténtica mirada al niño.
Para que cuando el cansancio, el desamparo o la necesidad de mirar hacia otro lado no nos permita atender a nuestros hijos… tengamos humildad para reconocer nuestros límites y pedir ayuda… que la ayuda que recibamos sea consuelo real y no una lucha de poder o conocimiento… que tengamos la lucidez suficiente para detectar y nombrar nuestro cansancio y diferenciarlo de las proyecciones negativas que realizamos sobre nuestro hijos… (cuando el cansancio nos genera desgana y estrés y todo lo que hasta ahora era precioso en nuestro hijo se vuelve de repente molesto o inadecuado).
Para que los madres, padres y educadores recuperemos la capacidad de escucharnos a nosotros mismos para atender nuestras necesidades, cuidándonos, para poder atender en buenas condiciones a nuestros niños.
Para que los educadores adquieran la sensibilidad suficiente para acompañar a los niños, atendiendo sus necesidades individuales y dejando de lado su interés principal por transmitir conocimiento… para que, de este modo, los niños elijan libre y alegremente acudir al colegio al sentirse bien atendidos… para que el trabajo familia-escuela sea un constante diálogo cooperativo.

Todos estos cambios (y muchos más) son necesarios para que, verdaderamente, podamos transformarnos y re-conectarnos con nosotros mismos. Únicamente de ese modo, podremos escuchar la verdad de nuestros hijos, la verdad de la vida.

Y esto no es tarea fácil. Porque esta sociedad dificulta el que podamos mantener nuestra conexión interna alentándonos a vivir a un ritmo acelerado, contrario a nuestra naturaleza, que nos estresa, nos enferma y nos enfrenta. Si estamos desconectados, si no permanecemos en nuestro centro, apenas sabemos quienes somos ni qué necesitamos. Desde ahí, es mucho más fácil que alguien pueda dirigirnos.

Por eso mismo, porque a pesar de que todos deseamos un mundo mejor,… a pesar de que todos nos emocionamos y reconocemos la verdad, las buenas palabras y acciones, es difícil seguir este camino. Porque las programaciones de este mundo se cuelan en nosotros a través de todos nuestros sentidos, a través de nuestra mente, y nos pierden de nuevo rápidamente.

Por todo ello… te pido ayuda, VIDA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s